Masajes para evitar problemas circulatorios

Masajes para evitar problemas circulatorios

Masajes de piernas: medida preventiva frente a los problemas circulatorios

Los masajes de piernas son un tratamiento de bienestar, salud y belleza perfecto para personas que padecen de problemas circulatorios. Un masaje de piernas no solo es relajante sino que activa el torrente sanguíneo, disminuyendo la inflamación y evitando la pesadez de piernas.

Una de las grandes ventajas que ofrecen los masajes, al igual que el uso de las aguas mineromedicinales, es su poder preventivo. No tenemos que esperar a tener un problema para disfrutar de un masajes o de los beneficios de las aguas mineromedicinales; en su poder preventivo reside gran parte de su riqueza.

Es más, desde balneario Caldas de Partovia, en Carballiño, siempre insistimos en que es más recomendable aplicar masajes en las piernas con frecuencia para evitar los problemas derivados de la mala circulación y no dejar que el problema se manifieste o se agrave.

Masajes de piernas para activar la circulación sanguínea

El masaje circulatorio de piernas se realiza en el sentido del riego sanguíneo con el objetivo de estimularlo, acelerando y mejorando el retorno venoso. Esta técnica evitará la acumulación de líquidos en las piernas. Aunque es recomendable que sean dados por masajistas especializados, como es el caso de nuestra compañera, el o la masajista puede ofrecer a su cliente una serie de consejos para que pueda realizarse un automasaje en las piernas a diario. De esta forma sus beneficios se multiplicarán, ya que al poder realizarse uno mismo un pequeño masaje se puede incluir en las rutinas diarias de cuidado personal.

La masajista de balneario Caldas de Partovia recomienda realizar estos automasajes a primera hora de la mañana para comenzar el día con energía en las piernas.  Hay que buscar una posición cómoda, flexionar las piernas manteniendo apoyada la planta del pie, a continuación recorrer una pierna con los dedos, mediante movimientos lentos, circulares y sin ejercer apenas presión, del tobillo al muslo. Este recorrido debe hacerse en ambas piernas. al llegar a la zona de los gemelos , ejercer presión moderada con ayuda de los nudillos. Esta técnica se llama amasamiento nudillar. Para finalizar, se colocan las manos en forma de pinza y se procede a ejercer presiones intermitentes, cerrando y abriendo el dedo pulgar e índice de forma alternativa a lo largo del gemelo.

Los masajes preventivos, especialmente los que se realizan en el domicilio, no deben realizarse si se tienen heridas cutáneas, úlceras, lesiones musculares u osteoarticulares.

Si sufres de mala circulación en las piernas, además de ir al médico y seguir el tratamiento que te haya recomendado, es muy importante acudir a un centro en el que sean especialistas en masoterapia, como el equipo de masajistas de Caldas de Partovia, quien elegirá el tipo de masaje más adecuado para cada cliente.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.